Castellano Galego

DOÑA SOLEDAD PENALTA LORENZO INGRESÓ EL 27 DE OCTUBRE EN LA REAL ACADEMIA GALEGA DE BELAS ARTES

Ampliar imagen
Ampliar imagen

Ampliar imagen
La escultora doña Soledad Penalta Lorenzo (Noia, 1943) pronunció el pasado día 27 de octubre, su discurso de ingreso en la Real Academia Gallega de Bellas Artes (RAGBA) cómo académica numeraria de la Sección de Escultura. El acto, que se celebró en el Teatro Coliseo Noela de Noia, estuvo presidido por el titular de la RAGBA, don Manuel Quintana Martelo.
 
El presidente de la RAGBA señaló que doña Soledad Penalta Lorenzo ingresó por sus méritos y su excelencia, ayudando así a cumplir una deuda pendiente de la institución para acercarse a un “equilibrio de igualdad” en su pleno. “Soledad  Penalta es una mujer de firmes convicciones que se reflejan en su obra, sensible y preocupada por encontrar siempre ese diálogo entre su trabajo y el espectador, una mujer que respeta y se hace respetar, y todo eso con modestia y afabilidad, trabajo y esfuerzo, cualidades que son necesarias para quien parece que somete el metal a su voluntad creativa y narrativa, que escribe con letra de hierro, expresiva y contundente, hechos que no tienen nada de sencillos” –explicó el presidente–.
 
Honrada por la elección de la RAGBA y aceptando la responsabilidad de defender las artes gallegas cómo académica, doña Soledad Penalta Lorenzo comenzó a leer su discurso solemne, titulado “¿Cuál es la carga precisa de la pregunta?”. Antes de relatar sus recuerdos y hacer un recorrido por su proceso de experimentación artística, la escultora compartió con el público una importante premisa de sus padres: “Ellos me enseñaron a mirar y mirando aprendí a ver”.
 
Doña Soledad Penalta Lorenzo hizo una mención especial al patrimonio artístico escultórico de su villa natal, que siempre destacó por ser cuna de grandes personajes de la plástica, literatura, música y otras vertientes artísticas y que este año celebra el 850 aniversario de la concesión de la Carta Puebla por el rey Fernando II de León.
 
En su narración, la escultora – tataranieta de  Andrés Castaño, escultor de cruceiros, petos e iglesias conocido como el “Vello  Santeiro de Chave”–, reflexionó sobre la influencia de la estructura genética en la capacidad de crear arte. “Un 20% de lo que somos es señalización genética y lo restante es resultado de la interacción continuada con el medio” –manifestó–.
 
Rememorando su infancia en Noia, la académica electa señaló los principales lugares que marcaron su niñez y el descubrimiento del gusto por ver el espacio, su equilibrio, la proporción, la escala o la  simetría. Destacó principalmente la calle Carreiriña o calle del Escultor Ferreiro –un importante escultor noiés, representante del  Neoclasicismo gallego–; los momentos vividos en el río Trabas; el cementerio de Santa María a Nova o del Don como patio de juegos detrás de su casa, con la iglesia gótica del siglo  XIV y parte  románica del siglo  XII –hoy reconvertida en museo con la colección de laudas gremiales más importante del mundo–; o algunas tardes de juego a un lado del monumento a Felipe de Castro en la Alameda, ilustre escultor noiés del rey Fernando VI y director de escultura de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.
 
Tras estudiar primeramente en el colegio Trinitarias de la villa, doña Soledad Penalta Lorenzo se trasladó a Santiago a cursar el bachillerato. Aunque de niña no cursó clases de dibujo, sus primeros pasos fueron a través de un curso de la colección “Cuadernos Parramón” a donde enviaba las láminas para que se las corrigiesen. “Así comencé a tener capacidad de gestar y echar a volar imágenes, crear y recrear espacios de fábula” –compartió con los presentes–.
 
 
Dilema entre el “tu debes” y el “yo quiero”
 
Con las dudas habituales de la juventud, doña Soledad Penalta Lorenzo inició estudios de Farmacia y Filosofía y Letras en la Universidad de Santiago, pero finalmente los dejó y formó su propia familia. Ya en 1972 se traslada a Barcelona donde entra en contacto con la cerámica y decide profundizar en las posibilidades de este material, y a partir de ahí conoce a grandes profesionales que la ayudan a incrementar el conocimiento de los materiales, su procesamiento cerámico y su comportamiento en la escultura.
 
En esta época, la escultora encuentra la solución para hacer esculturas sin límite cerámico, sin vaciado, con libertad para construir un horno para cada pieza y alcanzar los 1.200 ° C, fórmula con la que realizó grandes formatos con gres y refractario. Aquí comienzan a llegar los reconocimientos, y recibe una beca de formación de la Diputación de A Coruña en Minneapolis, en Estados Unidos, donde gracias a sus trabajos en los hornos de alta temperatura fabricados individualmente para cada escultura, fue invitada a entrar en el departamento de  fundición de la Facultad de Arte de la Universidad de Minnesota donde aprende a fundir los metales durante dos cursos.
 
Dejando la cerámica de lado y adentrándose en el metal fundido, doña Soledad Penalta Lorenzo regresa Galicia y trabaja en esta nueva disciplina que pronto tuvo que abandonar por su toxicidad, que le ocasionó ciertos problemas de salud. Pero sin perder impulso, la escultora aprovecha sus conocimientos de soldadura e inicia una nueva andadura. “La escultura está obligada a dar siempre la cara, atenta a todo lo que a su alrededor se mueve y la hace viva, a utilizar el tiempo, también un gesto, un color, una palabra, en contemplación o en nada” –consideró–. Y en cuanto a la figura del escultor, doña Soledad Penalta Lorenzo argumentó que la relación dialéctica entre la búsqueda de un lenguaje, la postura vital y el entorno componen el “gran paño de fondo donde cada creador recita su papel”, donde existe ese momento de sueño al que el arte hace durar más. “El hecho de la existencia se va traduciendo en idea escultórica y esta en experiencia escultórica que es la que importa” –aseguró–.
 
 
Y centrándose en la creación, doña Soledad Penalta Lorenzo incidió en que la escultura es lenguaje, del espacio, contorno, línea, forma, textura, color, de la relación entre espacio y lugar, afirmando que “la creación implica años de trabajo y experimentación, largas horas de soledad y silencio donde crear es un acto de soñar”.
 
El manuscrito, característica identitaria
 
Ante su incesante necesidad de evolución, doña Soledad Penalta Lorenzo abrió con el uso del plasma en soldadura un “fascinante e inesperado” campo de creación. Y a continuación, la escultora apuntó cómo introdujo en sus piezas el manuscrito directamente con su letra, elemento que se fue incorporando de manera indisoluble a su escultura y que actualmente es sin duda una característica  identitaria de su obra, y que origina, con el resto de hitos de su trayectoria, un viaje evolutivo por los diversos materiales: de la cerámica, a la piedra, bronce, hierro y ahora al acero manuscrito.
 
Los libros escultóricos de la creadora de formas Soledad Penalta
 
Como contestación a las palabras de doña Soledad Penalta Lorenzo, el miembro numerario de la Sección de Arqueología y Museología de la Real Academia Gallega de Bellas Artes, don Felipe- Senén López Gómez, loó la vida y obra de la escultora, a la que calificó como “auténtica” por la originalidad que descansa en su origen –marcada por su antepasado también escultor– y el transcurrir de su infancia en diversos escenarios singulares de la villa de Noia.
 
El académico describió a la escultora como una creadora de formas que siempre desafía a la tierra y al tiempo, a los materiales y a las modas y se enfrenta a las láminas de acero. “En las formas, en las mismas palabras sencillas, lineales, abstractas o abarrocadas de la obra de Soledad Penalta descubrimos sus raíces, el origen en el que radica su originalidad, cuanto de manera consciente e inconsciente se refleja en ella. Orígenes que reposan en esta su Noia, siempre de ida y vuelta, al lado de los cruceiros y de las campas sigladas de Santa María a Nova, a las que miraba desde su casa, sumando todo ese periplo que mismo caracteriza a las gentes de Noia: desde esta su Ítaca abriéndose al mundo y al paño del devalar de las formas” –relató–.
 
Con estos y otros recuerdos de la trayectoria de doña Soledad Penalta Lorenzo, don Felipe-Senén López Gómez dio la bienvenida a la Real Academia Gallega de Bellas Artes a la primera mujer numeraria en la Sección de Escultura. “Su aporte gallego, su sensatez, su saber será fundamental en la historia de una Academia en la que las mujeres compartieron escaño e inquietudes con los más numerosos académicos, para trazar una nueva historia que se asume y que también enmienda errores dentro de sus caminos que son cuidar, estudiar, divulgar las artes y siempre, desde estas tradiciones, crear” –indicó–.
 
Fotografías: Vía Láctea

Fecha: 01/10/2018







Contacto  |  Aviso legal  |  

LUNES 17 DE DICIEMBRE. PRESENTACIÓN DE LA PUBLICACIÓN “MELODÍAS GALEGAS DE JOSÉ BALDOMIR RODRÍGUEZ” DE LA AUTORÍA DE MARGARITA VISO SOTO. 07/12/2018
 
MARTES 18 DE DICIEMBRE. RECITAL DE PIANO A CARGO DE JULIO MOURENZA. 06/12/2018
 
DOÑA CARMEN LAMAS PÉREZ (MENCHU LAMAS) INGRESÓ COMO ACADÉMICA DE NÚMERO DE LA SECCIÓN DE PINTURA Y GRABADO 01/12/2018
 
DOÑA SOLEDAD PENALTA LORENZO INGRESÓ EL 27 DE OCTUBRE EN LA REAL ACADEMIA GALEGA DE BELAS ARTES 01/10/2018
 
JUEVES 25 DE OCTUBRE. "MERCEDES GOICOA: MÚSICA PARA VIVIR". JORNADA EN TORNO A LA FIGURA DE LA PRESIDENTA DE HONOR DE LA ACADEMIA EN EL CONSELLO DA CULTURA GALEGA 29/09/2018
 
ENTREGA DE LA MEDALLA DE ORO “MARCIAL DEL ADALID” A LA CORAL POLIFÓNICA “EL ECO” DE A CORUÑA 28/09/2018
 
RUTAS DE ARQUITECTURA POR LA PROVINCIA DE PONTEVEDRA 27/09/2018
 
​LA ACADEMIA GALEGA DE BELAS ARTES DEDICARÁ EL DÍA DAS ARTES GALEGAS, 1 DE ABRIL DEL 2019, A LUIS SEOANE 01/07/2018
 
LA ESCULTORA SOLEDAD PENALTA Y LA PINTORA MENCHU LAMAS, NUEVAS ACADÉMICAS DE LA GALLEGA DE BELLAS ARTES 26/05/2018
 
"DÍA DAS ARTES GALEGAS 2018" DEDICADO A ALEJANDRO DE LA SOTA 16/04/2018
 
ENTREGA DE LOS PREMIOS “MARCIAL DEL ADALID” A 15 MIEMBROS DE LA «CORAL POLIFÓNICA DA CONFRARÍA DE PESCADORES SAN MARTIÑO» DE O GROVE (PONTEVEDRA) 15/04/2018
 

Desarrollo web: Brigantia